Tú en mi viaje

Locos por conocer mundo, encantados de compartirlo


2 comentarios

Días 17, 18 y 19: Raja Ampat, Papúa Occidental, Indonesia.

El paraíso virgen de Indonesia

En uno de los lugares que estuvimos en nuestra ruta por Indonesia, experimentamos una sensación de paz, desconexión y tranquilidad absoluta. No era necesario más que levantar la mirada y admirar la belleza natural que se postraba ante nuestros ojos. Un lugar aislado de la civilización, donde, sin lugar a dudas, podríamos desaparecer una larga temporada. Un verdadero paraíso, este lugar es Raja Ampat.

PANO_20160813_152633

Este archipiélago, pertence a Papúa Occidental y se compone de cerca de 1600 islas, islotes, cayos y bancos de arena, en su mayoría deshabitados.

Raja Ampat, es uno de los mejores lugares del mundo para practicar el submarinismo dada la gran biodiversidad marina que posee, algo que pudimos comprobar diariamente durante nuestra estancia. Destaca por ser el primer lugar protegido de Indonesia y uno de los primeros, en proteger también a tiburones y mantas.

 

 

Mejor época para ir a Raja Ampat

A diferencia del resto de Indonesia, la mejor época para ir a Raja Ampat es entre los meses de octubre y abril. No sólo porque hay menos lluvias y las temperaturas son mejores, sino porque además es la mejor época para ver mantas rayas, las cuales, nosotros fuimos incapaces de ver.

Sus dos períodos lluviosos son entre Mayo y Octubre y entre Noviembre y Diciembre. 

Indonesia tiene un clima muy variopinto, es imposible visitar en un solo viaje toda su extensión en temporada seca, porque de manera simultánea, cuando en un punto de su territorio es temporada seca, en otros es lluviosa y a la inversa.

Nosotros visitamos Raja Ampat en Agosto y tuvimos mucha suerte, lució el sol todos los días. 

IMG_20160813_160756

IMG_2751

IMG_20160813_151616

¿Cómo llegamos a Raja Ampat?

Pues bien, ésta es la parte “fea” del cuento, no es fácil ni sobretodo barato…

Quisimos ser bastante previsores y compramos con unos 5 meses de antelación y, aún así, los billetes de ida y vuelta nos costaron cerca de 420€ por persona. Es cierto, que por nuestra hoja de ruta, la salida era desde Yogyakarta y teníamos que hacer dos escalas, pero de todos modos, seguía siendo un precio excesivo. Si no hubiera sido nuestra luna de miel, no sé yo si nos hubiéramos aventurado… 

Nuestro vuelo salía de “Yogyia” a las 20:10, y tras sendas escalas en Surabaya y Makassar, 9 horas después, concretamente a las 7:30, llegábamos al aeropuerto de Sorong, Papúa Occidental. Al menos, conseguimos volar de noche y llegar a primera hora de la mañana. No perdíamos el día y nos ahorrábamos la noche de hotel. ¡Quién no se consuela es porque no quiere! 😀

Pero, al llegar a Sorong, no había acabado nuestro periplo. Una vez allí, tuvimos que coger un taxi hasta el puerto (3€), ubicado a sólo 5 minutos y coger un ferry (2 horas) hasta Waisai (120.000IDR/pax = 8€), donde habíamos acordado que nos recogerían en lancha para llevarnos hasta nuestro alojamiento.

Antes de poner rumbo a nuestra isla, nuestro capitán/guía nos condujo hasta la oficina de turismo, donde tuvimos que sacarnos el seguro y permiso de visita al Parque Nacional Marino de Raja Ampat (1000000 IDR = 70€/persona)

 

IMG_2713

 

Al fin, una hora después, nos quedábamos embobados admirando la maravillosa isla Kri, lugar donde nos alojaríamos.

20160116_231204

 

¿Qué nos costó llegar a Raja Ampat?

  • Billete ida y vuelta: 420€/pax
  • Taxi: 1,5€/
  • Ferry: 8€/pax
  • Entrada Parque Nacional: 70€/pax   

          TOTAL: 499,5€/pax 

 

Debo deciros, que hace cosa de un mes, estuve mirando billetes para un amigo y el precio estaba alrededor de los 200€, no desde Yogyakarta, sino desde Denpasar(Bali), pero ya es otra cosa… Dependiendo de la temporada, tal vez, tengáis suerte y os salga más económico.

Alojamiento

Comparando alojamientos y haciendo caso de las recomendaciones de nuestros amigos de TRAVEL THE WORLD, que habían visitado Raja Ampat con anterioridad, elegimos la diminuta Isla Kri para nuestra estancia. Nos alojamos en el “Yenkoranu Homestay” (600.000 IDR = 38€ hab.doble/día, pensión completa), un humilde pero acogedor conjunto de cabañas a orillas del mar. No esperéis ningún lujo en las habitaciones, éste se encuentra en el exterior, en la virginidad de sus maravillosos paisajes. Un complejo austero en un lugar idílico.

El homestay, está formado por unas pequeñas cabañas de madera a pie de playa y otra hilera unos metros más atrás. Además, una zona común donde servían la comida y una cabaña con hamacas colgantes que se adentraba en el mar, lugar en el que debías pellizcarte para asegurarte de que no estabas soñando. De verdad, un lugar indescriptible…

IMG_20160813_152046

IMG_2730

IMG_2717

 

IMG_2749

DCIM100MEDIADJI_0090.JPG

DCIM100MEDIADJI_0081.JPG

IMG_20160813_133109

Además, el mismo hotel posee un club de buceo, que también realiza salidas de snorkel y tours de medio día y día completo.

El precio del hospedaje nos pareció muy económico para lo que ofrecía, recordad que era pensión completa. El menú no era muy variado. Se basaba mayormente en pescado y algún día de pollo, eso sí, el pescado era fresquísimo, del momento para ser exactos. No somos ningunos expertos culinarios, pero era exquisito. Y siempre acompañado por fruta de postre. El agua iba incluida, no los refresco 2€, ni las cervezas 4€.

IMG_2721

Día 17:

Nada más llegar, al mediodía, nos recibieron con un apetitoso arroz con pescado, nos mostraron nuestra habitación y, sin más dilación, con el ansia que nos caracteriza, 😀 nos pusimos el bañador, careta y tubo y nos apresuramos a cruzar la pasarela de madera que te llevaba hasta la mismísima barrera de coral que rodeaba la isla. 

Mientras atravesábamos los 40 metros de puente, podíamos apreciar un mar de un sin fin de colores…¡¡pero que precioso era aquello!! Y al zambullirnos… ¡¡Wow!! ¿¡Cómo os explico yo esto?! Alucinábamos con el colorido del arrecife de coral y, sobretodo, del buen estado en el que se mantenía tan cerca del amarre. 

 

DCIM100MEDIADJI_0099.JPG

20160101_194633

La fauna marina era espectacular, se podía divisar toda clase de peces, estrellas de mar azules, tiburones de punta negra… y lo más brutal, ¡ya estábamos nadando con tortugas! Sin duda, una de las experiencias que más nos gustaron del viaje. 

20160117_003852

20160101_190547

20160101_193730

20160101_221821

20160104_043112

20160117_004239

 

20160116_232903

Después de tan intenso día, que mejor que relajarnos viendo la puesta de sol desde las hamacas situadas en la cabaña dentro del agua, algo que se convertiría en ritual durante nuestra estancia.

IMG_3009

IMG_2765

Así empezaba nuestro idilio en el paraíso de isla Kri. No empezaba nada mal, ¿¡no creéis?! 😉

IMG_2782

IMG_2773

IMG_2719

Día 18 y 19:

Durante los siguientes dos días, nos dedicamos a recargar pilas disfrutando del fascinante entorno en el que estábamos situados. Además de gozar de la calma del lugar, pasear por sus tranquilas orillas, observar sus espléndidos atardeceres… También disfrutamos de otra serie de actividades:

Dos inmersiones de buceo (25€ inmersión), cada una espectacular por distintas razones. La primera, por ser en un enclave de gran biodiversidad marina. Pudimos ver varios tipos de tiburones, tortugas, pulpos, grandes peces… Y la segunda, por la fortísima corriente que sufrimos. Cuando digo fortísima, no os imaginéis una corriente fuerte, estoy hablando de una corriente que aleteando al 80% no te movías del sitio… Habíamos oído hablar de las fuertes corrientes de Raja Ampat, pero nunca nos hubiéramos imaginado que serían de tal magnitud. El guía, conocedor de éstas, llevaba una especie de pinchos alargados de metal, atados con sendas cuerdas que clavó entre las rocas, de las que se agarró la mayoría del grupo, excepto mi amiguete holandés y yo, que nos quedamos aguantando como campeones hasta que el guía nos ordenó dejarnos ir, momento en el que nos desplazamos una veintena de metros en un suspiro, a toda velocidad… Una vez en el bote, hubo un poco de revuelo porque los “pros” (no en modo despectivo, sino refiriéndome a los expertos del grupo) estaban enfadados al no entender  por qué no habíamos “huido” de esa zona complicada, en cambio, los dos sufridores acabamos encantados con la singular experiencia vivida. ¡Ya dicen que la ignorancia da seguridad y felicidad! 😀

20160102_170513

20160102_182408

20160101_194546

20160102_175648.JPG

También realizamos, en este caso por nuestra cuenta y siguiendo las instrucciones de los lugareños, la subida a lo alto de la colina, para así, divisar desde lo alto el espectacular paisaje que nos rodeaba. Desde allí se apreciaba a la perfección los diferentes colores del mar, la barrera del coral, multitud de islas deshabitadas… Lo nuestro nos había costado el viaje, ¡pero qué narices, valía la pena hasta el último euro! Una vez arriba, descendimos hacia la otra cara de la colina. Allí, nos esperaba una preciosa playa, no tan impresionante como la opuesta pero, en cambio, totalmente desierta. Una playa sólo para nosotros…¡vaya lujazo! 

IMG_20160813_165639

20160101_004511

Otra de las actividades que disfrutamos fue, que muchos días, nos avisaban para que cogiéramos nuestros equipos de snorkel y fuéramos hasta el extremo de la pasarela de madera y, una vez allí, lanzaban las cabezas y restos de pescado que se desechaban en las comidas. ¡Os podéis imaginar como se ponía aquello de tiburones! No teníamos muy claro lo que hacíamos, la verdad, porque los tiburones se ponían como motos con la sangre…¡qué velocidad!¡y vaya tamaño! Al menos para gente como nosotros, que no está acostumbrada a ver este tipo de animales, era impactante. Ya no se trataba de los pequeños y escurridizos tiburoncitos de punta negra, eran escualos de un tamaño considerable… Lo pasamos en grande, peces comiéndose los restos que lanzaban desde el exterior, peces más grandes comiéndose más pequeños, tiburones engullendo a los peces grandes… Teníamos toda una cadena alimenticia ante nosotros…¡y no queríamos acabar siendo un eslabón débil! xD

Captura de pantalla 2017-10-20 a las 10.45.00

Captura de pantalla 2017-10-20 a las 10.45.16

 

Desde Yogyakarta hasta Raja Ampat en el mapa:

 

Os dejamos un pequeño vídeo de nuestros primeros días en Raja Ampat:

 

 

Hasta aquí este post de Raja Ampat. No será el último, hemos dejado para el próximo post la razón que nos enganchó a visitar estas paradisíacas islas… ¡Las Islas Fam!

¡Nos vemos en la próxima!

¡Gracias por seguirnos!

 

B the travel