Tú en mi viaje

Locos por conocer mundo, encantados de compartirlo

Día 10: De Bali a Java, reserva de tortugas marinas de Sukamade.

5 comentarios

Aquí empezaba una nueva aventura que nos entusiasmaba, pero, que al mismo tiempo, era la parte que más nos preocupaba a la hora de organizarla. En pocos días, queríamos ver el volcán Kawah Ijen, el Gunung Bromo y llegar hasta Surabaya para coger nuestro siguiente vuelo a Yogyakarta. Tal vez, muy poco tiempo para hacerlo por cuenta propia… Pero cuando hicimos el tour por Komodo y Rinca, una de las parejas de italianos con los que coincidimos, nos contó que venían de hacer un tour espectacular, precisamente de los volcanes que queríamos visitar y que, además, te llevaban a una reserva de tortugas marinas, a una pequeña fábrica de caucho y se encargaban de recogerte y llevarte a donde necesitaras. Así que, decidimos ponernos en contacto con ellos y en un suspiro nos montaron el tour. Nos habíamos quitado un dolor de cabeza…

El precio eran 520€ los dos e incluía lo siguiente:

  • Recogida en Ketapang.
  • Traslado en 4×4 hasta la reserva de tortugas marinas de Sukamade.
  • Noche en la reserva de Sukamade.
  • Excursiones con guía al volcán Ijen.
  • Excursión al volcán Gunung Bromo en Jeep 4×4 descapotable.
  • 3 Noches más de hotel.
  • Comidas.
  • Traslado a Surabaya.

Más información en: 

A nosotros nos pareció un precio fenomenal por la comodidad y el plan que nos organizaban, hay que tener en cuenta que había traslados de más de 5 horas en coche… El único problema era que ya teníamos reservadas las habitaciones de hotel y sólo pudimos conseguir la devolución de una noche de hotel, por lo que nos saldría un pelín más caro, pero pudimos disfrutar de nuestros hoteles, que según nos comentaron los guías, eran de mejor calidad. Y tras luchar un poco con el organizador del tour, conseguimos que nos rebajaran 100€ por no usar los suyos y haber pagado ya los nuestros, por lo que al final no nos salió mal… 😉

Dicho esto, empezamos con el 9º día

A las 5:30 de la mañana, salimos de Ubud con el servicio de pick up, (4´5 horas 750.000IDR=52€) de nuestro apartamento , dirección al puerto de Gilimanuk, al oeste de Bali, para allí coger un ferry que nos dejaría en Ketapang, Java (30 minutos, 8000IDR=0,56€) donde nos recogerían para empezar el ansiado tour.

Nos recibieron en 4×4 un guía, con perfecto inglés y enamorado de su trabajo y un chófer.

Nos esperaba un largo camino hasta Sukamade, aproximadamente 5 horas. El primer tramo (1,5 horas) fue cómodo, por carretera, pero a partir de ahí, el camino se volvería cada vez más abrupto, ¡no íbamos en todoterreno por capricho! Rampas cada vez más empinadas, socavones más pronunciados, atravesamos ríos, montañas,…el paisaje era de una belleza espectacular, a ratos no podíamos ver el cielo del espesor de su maleza y pudimos contemplar todo tipo de monos mientras disfrutábamos de una banda sonora animal como nunca antes habíamos escuchado.

IMG_2024 copia

IMG_2027 copia

La reserva debía estar alejada de la sociedad…¡y se lo habían tomado muy en serio! 😀

IMG_2037 copia

De camino, paramos para recoger algo de comida en un pequeñito pueblo de pescadores que tenía una preciosa playa virgen, ¡era sólo para nosotros! Era un momento precioso, en una playa idílica, hasta que…¡nos cayó una tromba impresionante! Fueron 10 minutos de reloj, pero como si hubiéramos nadado… Bueno al menos disfrutamos del paisaje…¡unos segundos! 😀

IMG_2021

Nuestro simpático guía

IMG_2023

Pueblo pesquero

 

 

 

Sobre las 19:00 llegamos ¡al fin! Dejamos los bártulos en nuestra diminuta habitación, o lo que fuera aquello, sin duda las habitaciones más modestas del viaje :s, y salimos a inspeccionar la zona.

En este centro, tienen unas casetas cerradas con maya, donde trasladan los huevos de tortuga y los entierran en arena para simular sus condiciones naturales pero protegidas de sus depredadores. (En el próximo post os las mostramos)

Tras cenar con un grupo de turistas de otros tours, aproximadamente a las 23:00, embadurnados de anti mosquitos y linterna en mano, nos dirigimos hacia la playa en busca de tortugas gigantes.

De camino, el ránger nos dio unas indicaciones y reglas a seguir para cuando estuviéramos con las tortugas:

  • Al llegar a la playa debíamos apagar las linternas para no desorientar la vuelta al agua de las tortugas tras depositar los huevos.
  • No podíamos estar a la altura de la cabeza de la tortuga, siempre tras ellas, para no asustarlas ni distraerlas mientras depositan los huevos.
  • Y desconectar el flash de las cámaras para pasar desapercibidos.

Es normal que tomen toda clase de medidas, porque tal y como nos explicó el ránger, las tortugas, si no se encontraran cómodas y seguras cambiarían de lugar donde depositar los huevos.

Una vez explicado esto, los vigilantes fueron en busca de ellas mientras nos quedábamos expectantes hasta que nos avisaran, y al hacerlo, nos dirigimos sigilosamente hasta ellas.

El método para encontrarlas es muy sencillo, como son de grandes dimensiones y de un peso considerable, van dejando un surco allí por donde pasan. Los rangers, lo único que tienen que hacer, es caminar por la orilla hasta ver uno de esos surcos y seguirlo hasta encontrarlas.

Cuando llegamos hasta ella alucinamos, ¡qué preciosidad! ¡y qué dimensiones!

IMG_2073 copia

Uno de los gigantescos ejemplares

Estábamos todos embobados contemplando a la enorme tortuga mientras los rangers, aprovechando el estado de trance en el que se encuentran las tortugas al expulsar los huevos, iban recogiéndolos sin que ella se enterara. Una vez depositados todos los huevos, la tortuga, con mucha paciencia y esfuerzo tapó el agujero donde se suponía que debían estar los huevos, lanzando arena con sus patas traseras y retornó al mar mientras la seguíamos cautivados por la magia del momento… Un proceso que desde que llegamos (que ya debía haber depositado unos 50 huevos), se alargó durante aproximadamente 2 horas de silencio absoluto y emociones a flor de piel.

IMG_20160805_203948

Uno de los vigilantes recopilando los huevos

IMG_2067 copia

 

Una vez el enorme animal se perdió en el mar, nos tumbamos en el más absoluto silencio y disfrutamos de su espectacular cielo estrellado, que lejos de cualquier tipo de contaminación se apreciaba con una claridad pasmosa. ¡Qué momento zen…!

IMG_2094 copia

De regreso al mar

IMG_2097 copia

Y de vuelta a la habitación que mañana nos esperaban un madrugón de campeonato…¡y las crías de tortuga!

Aquí os dejamos un pequeño vídeo del día…

¡Nos vemos en el siguiente post!

 

B the travel

 

 

 

5 pensamientos en “Día 10: De Bali a Java, reserva de tortugas marinas de Sukamade.

  1. Buenisimo, expectacular, no tengo palabras para describir las sensaciones que me provoca leer estos episodios viajeros, el que no se apunta esta claro es porque no tiene dinero jajajaja, deseoso de leer mas relatos de estos magnificos viajeros. FELICIDADES.

    Me gusta

  2. Pingback: Día 11, Java: Sukamade y camino al Ijen. | Tú en mi viaje

  3. Pingback: Día 12: Volcán Ijen | Tú en mi viaje

  4. Pingback: Día 13: Gunnung Bromo | Tú en mi viaje

  5. Pingback: Días 14 y 15: Templos Borobudur y Prambanan | Tú en mi viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s